domingo, abril 17, 2005

Peluqueros de mierda

Una chica llamó a Hablar por hablar para contar que no podía beber porque padecía una enfermedad crónica. Sus amigos habían dejado de llamarla. Estaba bastante disgustada porque su vida social se había ido a la mierda y no lo entendía muy bien, porque ella no necesitaba beber para bailar y divertirse.
—Cuántos años tienes.
—Treinta y ocho.
Contó que vivía con su madre. A veces su madre y unas amigas la acompañaban a la discoteca. Nunca había tenido una pareja. Sufría también una tara física. Había sido sometida a más de veinte operaciones. Repitió varias veces que no podía beber porque el alcohol podría matarla y que ésa era la razón por la que su vida social se había desintegrado. Había considerado el suicidio pero no quería disgustar a su madre. Aquella noche le había dado por beber, se había bebido dos vasos de vermut. Sus amigos habían dejado de llamarla...
Y a mí me han jodido en la peluquería

1 comentario:

Anónimo dijo...

Norrrl! Tu pelo...!!!
B.